FABIOLA BASAURE:UNA ANFITRIONA CON ESTILO

Ligada al mundo de los eventos hace más de 20 años, Fabiola Basaure decidió dar un giro a su vida ¿Cómo ser un buen anfitrión? es el nombre del taller que hoy la ha llevado a traspasar sus conocimientos para que todos puedan hacer fiestas de ensueño en sus casas, mezclando el glamour con el calor y las tradiciones de una celebración familiar.

Dicen que si quieres transportarte al pasado no hay mejor máquina del tiempo que la comida alrededor de una mesa. El sabor, los aromas y colores pueden despertar nuestros recuerdos y con ellos emociones, lugares y personas, reviviendo las alegrías de momentos del ayer.

“La celebraciones son una experiencia” dice Fabiola Basaure, creadora de los talleres ‘¿Cómo ser un buen anfitrión?’, ‘Etiqueta actual’ y ‘Modales: un súper poder para niños’. Esta profesional, quien estudió hotelería, es además una potencial “influencer” que día a día suma más seguidores en su Instagram @fb.fabiolabasaure, con tips que van desde técnicas y preparaciones de comida, decoración, compras, hasta cómo poner la mesa de manera adecuada y estilosa.

“Desde pequeña siempre me gustó todo lo relacionado a organizar. Mi abuelita fue la primera anfitriona que conocí. Ella fue la que me inspiró y me transmitió la preocupación por los detalles al momento de recibir los invitados, además me encantaba arreglar su mesa. Por otro lado mi abuelito fue Gerente ejecutivo del Centro Español en Talca, también en el Country Club, por eso tenía todo esto protocolar que nos enseñaba. Mi mamá y mis tías tenían el lado artístico. Mi mamá era pintora y muy buena cocinera, y mis tías además de pintar, se han dedicado a crear y hacer muchas manualidades. Mi papá nos enseñó el amor por la lectura y aprender, planificar y llevar a cabo las ideas. De esta manera se juntó todo en mi cabeza: las tradiciones, el arte, protocolo e hice de la mesa y la comida y las celebraciones mi vida”, se emociona Fabiola al recordar a su abuela, Cristina Céspedes.

“Mi abuela era súper visionaria para su época, siempre le gustaba innovar y se notaba en todo lo que hacía, cuando pequeña la observaba y miraba. Cada vez que viajábamos a verla nos recibía como si estuviéramos de fiesta. La comida, los postres, la música como nos organizaba la verdad era una experiencia muy linda. Cada vez que una iba a su casa había algo distinto, es muy emocionante recordar esto, tengo muy buenos recuerdos y enseñanzas de vida que me dejó mi abuela y que hoy busco transmitir en lo que hago”, apunta Fabiola.

Durante más de 20 años Fabiola trabajó como Jefe de abastecimiento y producción en la prestigiosa empresa de eventos Russo Recepciones en la Región del Maule. Hoy por hoy, sin embargo, atrás quedó ese mundo, pues ahora vive en Concepción junto a su marido a quien trasladaron desde Talca por motivos laborales. Aunque su hija continúa sus estudios de odontología en Talca, la “Fabi” desistió de buscar trabajo nuevamente en el mundo de los eventos y echó a andar su propio emprendimiento reviviendo las experiencias de su niñez más lo aprendido en estos años.

¿Cómo nació la idea de este taller? “Tenía varias ideas en mente. Empecé por anotar conceptos y ver cuales cumplían con mis requisitos todo lo que quería hacer: un poco de orden, hospitalidad, cocina, emociones, ¡pero sobretodo ser mi propia jefa! De repente recordé que mis amigas siempre me preguntaban cómo hacer las cosas o qué hacer cuando tenían eventos en sus casas y pensé que yo podía enseñar a las personas a hacer sus propias celebraciones en casa pero como lo hacía en mi trabajo. Yo les podía enseñar a cómo ser un buen anfitrión” recuerda.

AL ESTILO “FABI”

¿Ser un buen anfitrión sería algo así como la “Divina Comida”?- le preguntamos- “algo así pero ahí sólo se preocupan de la comida y algo de la mesa, aquí estamos hablando de organizar un evento completo a medida y con sello propio del anfitrión.

Ahora me hace mucho sentido, jamás pensé en una pandemia. A todo el mundo esta situación nos ha servido para estar juntos, a ser más tolerantes y considerados con el prójimo. También para conocernos, para compartir, sacar talentos que ni sabíamos que teníamos. La experiencia de compartir siempre es de adentro y hacia afuera, y eso se nota.

En sus talleres, Fabiola no sólo logra convertirte en un buen anfitrión y enseñarte a hacer esa celebración perfecta, sino que también aprenderás lecciones de vida que te permitirán poner en un primer lugar el respeto y aprender formas de relacionarte con los demás, no solo se trata de hacer una linda fiesta, tienes que interactuar en forma natural y relajada, “Todo lo que yo enseño nos sirve para sentirnos más seguros y para saber relacionarnos o cómo comportarse en distintas situaciones laborales, familiares o sociales” asegura.

‘¿Cómo ser un buen Anfitrión?’ Es el primero de sus talleres. En él Fabiola enseña todo el paso a paso de lo que significa organizar una celebración y a ser buen anfitrión, es fácil es solo práctica.

“Por ejemplo la lista de invitados al hacerla propone separada entre amigos, familiares y niños para evaluar si se tiene sillas para todo el equipamiento y eso te dará la pauta para elegir la mejor opción en relación a la comida ¿cóctel, picoteo o comida? o qué servir en cada momento de la fiesta. No recomienda comenzar la celebración con “bar abierto” porque eso puede provocar que alguien tome más de la cuenta y hasta ahí llegue la celebración, esos son algunos tips que el anfitrión debe considerar y ojo que un para ser un buen anfitrión no es necesario saber cocinar”.

El equipo tras un buen anfitrión también es la clave.

“El anfitrión articula, organiza y ejecuta, necesita su equipo detrás, por ejemplo uno hace la playlist de música, el otro prepara la comida, compras y o se encarga de la magia la celebración la decoración es también un súper ejercicio para conocer la habilidades de cada integrante de la familia y unirnos más”, indica la especialista.

Otro de los talleres que imparte la “Fabi” es ‘Etiqueta Actual y Protocolo’, en este curso se mezcla el “protocolo inflexible, por ejemplo, cómo se deben poner los cubiertos que es algo normado y la etiqueta actual que se moderniza de acuerdo a la cultura y con el pasar de los tiempos, si uno piensa ahora el saludo de beso pasó a la historia por un tiempo. Este taller aporta seguridad al interactuar con los demás, propicia el buen entendimiento entre las personas porque nos enseña a comunicarnos de una manera amable con un lenguaje universal y transversal basado en el respeto” nos comenta Fabiola.

Para ella los niños también deben comenzar aprender estas técnicas que serán de gran ayuda para el día de mañana en sus vidas y es para ellos que creó el curso: ‘Modales: un súper poder para niños’, en el que les enseña que hay palabras y actitudes que pueden abrir muchas puertas que les permitirán salir victoriosos en diversas situaciones.

“El taller está enfocado en niños de 6 a 11 años y en él se refuerza la importancia de una sonrisa, las palabras mágicas (por favor, gracias y disculpe), el cómo desenvolverse en la mesa, entre otros tips”.

EL EQUIPO TRAS UN BUEN ANFITRIÓN

Quienes se han beneficiado de los conocimientos de Fabiola son los miembros de su familia, su marido y su hija, quienes debieron vivir gran parte del tiempo con la “señora Fabiola”, como le decían en el trabajo, quien trabajaba 24/7 y llegaba muy tarde durante las temporadas de altas de eventos.

“Mi hija sufría con eso, entonces, yo los fines de semana me esmeraba y ponía la mesa linda de una forma, al otro día de otra, no por culpa, sino que era mi forma de entregar cariño. Por otra parte, mi hija Francisca ha tenido muchas más herramientas en la vida para saber relacionarse con los demás, le ha ayudado mucho, el ‘estilo fabi’.

Son ellos los que más han disfrutado con tener a Fabiola en la casa, pero ella aún echa de menos algunas cosas.

“Me dan nostalgia los eventos, son súper adrenalínicos y entretenidos la magia que se generaba en cada matrimonio eran totalmente diferentes uno de otros, eso echo de menos, pero uno puede hacer lo mismo en la casa, generar las mismas sensaciones y si yo puedo enseñarlo, bien me hace muy feliz. Hacer el taller ha sido una gran experiencia, he tenido que aprender, yo siempre fui jefa, tenía un equipo con el que trabajábamos codo a codo pero había ciertas cosas que no las hacía, aquí yo hago de todo, ha sido una experiencia enriquecedora he aprendido mucho en este camino, ahora estoy pensando en hacer talleres online.

“LA FABI GRAMER”

“Mi hija un día me dijo: ‘mamá si no tienes Instagram no eres nadie, este es tu nuevo curriculum, tu ventana, así que vas a tener que crearte uno’ yo quería comenzar a traspasar lo que sabía, llevar a cabo mi idea, pero resulta que aquí en Concepción nadie me conocía, así que me puse en campaña, lo tenía que hacer, me empecé a meter en esto de las redes sociales y la verdad es que el resultado ha sido asombroso”, nos cuenta Fabiola

Hoy Fabi cuenta con más de 1600 seguidores, en su cuenta de Instagram @fb.fabiolabasaure y Facebook con su fanpage bajo el mismo nombre allí sube diariamente tips de cocina, decoración, montaje de mesas y algunas recetas con productos de origen.

El camino no fue fácil, Fabiola debió sacar su pudor y comenzar a realizar videos “me daba vergüenza al principio, pero recordé mi trabajo y las cosas que hacía ahí, yo le decía a mis colaboradores que lo peor que les podía pasar es que alguien les dijera que no y además que como mayoritariamente el contacto en abastecimiento lo hacían por teléfono, nadie los estaba viendo, entonces pensé lo peor que me puede pasar es que no me vean y el que me ve no lo conozco, eso me sirvió mucho y de ahí comencé”, recuerda Fabi

“Me escriben que soy tierna, que los inspiro, que les dan ganas de cocinar y arreglar sus mesas, que es lo que podemos hacer por el minuto, Encuentro que son súper entusiastas, amables, me tratan con tanto cariño que son ellos los que me inspiran día a día. Tengo que confesar que me daba un poco de nervios hacer los videos, quería hacerlo bien profesional como estoy acostumbrada y claro para que me entendieran, son muchos los contenidos que a bordo, el pudor más grande era verme ahí hablando de lo más suelta y de a poco dejando atrás a “la sra Fabiola, una mujer más seria que tenía que organizar dar órdenes supervisar y controlar. Hacer todo este proceso me ha permitido liberarme y que aparezca Fabi la que guía, acompaña a sus seguidores y que comparte su experiencia para facilitar la vida a otras personas”, cierra esta amante de la buena mesa y las tradiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *