Así, sin darnos cuenta comenzamos el último semestre del año, porque sí, ya llegó Julio, ¿rápido no creen? Es que esta pandemia no sólo nos ha hecho perder momentos, sino que además hace que perdamos la noción del tiempo, pasando y pasando los días sin percatarnos si quiera.

Llegó julio y vaya que trajo cosas, mucho frío en primer lugar, los memes del querido cantante español y uno que otro escándalo en diversos ámbitos y no va ni una semana del séptimo mes del año.

Y sin mayor reflexión el galardón al ‘escándalo de la semana’, como dirían nuestros colegas del mundo de la farándula, se la lleva todo lo que ha envuelto a Convención Constituyente. Es que sin; desmerecer los insultos a Tobar tras el Brasil- Perú, las frases del candidato Daniel Jadue en torno a las pymes o el caso free Britney, entre otras; las manifestaciones, errores, suspensiones y dimes y diretes que se tomaron la instalación y primera sesión del grupo de 80 personeros electos para redactar la nueva carta magna han sido sin duda vergonzosas.
No es algo menor, ya que en definitiva estamos hablando del futuro de la nación-estado. Es que desde convencionales pidiendo más recursos, mostrando una inconsecuencia sin precedentes, pasando por insultos y griteríos, violencia y descalificaciones, hasta la incapacidad técnica para proporcionar las condiciones necesarias para la reunión, esto más que un grupo de representantes informados de la ciudadanía parece un grupo curso de niños peleando por la pelota en el recreo.

Si queremos que de esto salga una mejor sociedad, estamos comenzando con dos pies izquierdos. Está bien, queremos cambios y muchos los quieren rápido, ahora… pero pastelero a los pasteles… Primero, la convención no puede tomarse atribuciones de otros órganos del estado ni menos presionarlos, como en el caso de los indultos para los detenidos del estallido social. Segundo, no puede mostrarse como una plataforma ideológica y de posicionamiento de figuras políticas para el futuro… simplemente no se debe, tiene que hacer su trabajo y nada más… para eso los elegimos no para interceder en otras áreas. Tercero y simple: SERIEDAD… basta de gritos, basta de acusaciones, basta de gallitos, no se gana nada… a CONVERSAR y AVANZAR.

Quieren cambios, como todos, no sigamos estancándonos en el pasado, no más gallitos con el ejecutivo, ni con el legislativo ni menos con el judicial. Apenas puedan (porque si es cierto que el gobierno falló en lo técnico), simplemente póngase a trabajar en el futuro, no en el pasado, dejen de lado la arista política y concéntrese en la legal, en la constitucional, en lo que todos queremos, un nuevo rayado de cancha que nos conduzca a una mejor sociedad, con mejor calidad de vida para todos, todas y todes, como dicen algunos. A comer que la mesa está servida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.