Más de un año de salas cerradas recién llega a su fin… cambios en los sistemas y mecanismos de producción y grabación han cambiado sin duda a una industria golpeada no sólo por la pandemia sino que también por el auge de las plataformas digitales tanto de pago como gratuitas ¿dejaremos de ver películas en la gran pantalla comiendo palomitas maíz?

El 18 de marzo del 2020 el Presidente de la República decretó Estado de catástrofe debido a la llegada del COVID-19 al país, sin dar exactitud sobre el tiempo por el que se prolongaría.

Este contexto de emergencia sanitaria obligó a la población a protegerse permaneciendo dentro de sus casas y eso significó el cierre temporal de muchos servicios, como lo fueron los gimnasios, teatros, patios de comida y también, los cines.

La inactividad de estos locales en la región se prolongó hasta el pasado 10 de julio; fecha en la que la cadena Cinemark anunció la reapertura de sus salas de Mall Plaza Bío Bío y Mall Plaza Trébol tras 16 meses sin recibir a los cinéfilos en sus butacas.

Según datos del informe anual de estadísticas culturales del año 2019, elaborado por el Ministerio de las Culturas, el Arte y el Patrimonio, las películas que llegaron al país convocaron a 29.976.520 espectadores. De esa cifra, un 99,2% las vio en una multisala, lo que indica que los chilenos disfrutan ir al cine, pues en contexto de normalidad estos solían tener una concurrencia alta. Sin embargo, este panorama cambió completamente tras el confinamiento que no sólo experimentó Chile, sino que el mundo entero.

Revolución digital de la cultura

Pese esta modificación en la realidad de la mayoría de las personas, esto no ha sido un impedimento para seguir disfrutando de las películas y series que llegan a nuestro país. En este sentido, las plataformas de streaming se han transformado en una opción para gozar del contenido audiovisual desde la comodidad y tranquilidad de nuestros hogares, dejando atrás la experiencia de las salas de cine. Hoy en día la oferta es amplia, pues no sólo está disponible en nuestro territorio el servicio de Netflix, sino que también Amazon Prime, HBO GO, Disney Plus, Hulu y Apple TV, entre otros.

El consumo de contenido audiovisual mediante este tipo de plataformas aumentó considerablemente desde la llegada del coronavirus al mundo, pues era la opción más accesible para tiempos de confinamiento.

Según datos de Just Watch, plataforma que reúne a varios servicios de contenido en demanda de películas y series, el consumo de streaming en marzo del año pasado aumentó en un 157% en Chile, lo que confirma que una alta cantidad de usuarios consume del contenido cinematográfico expuesto en dichas plataformas. Sin embargo, ¿Son los servicios de streaming los responsables del declive del cine? ¿Será que las salas de cine ya cumplieron un ciclo?

La ex Seremi de Cultura del Bío-Bío y cineasta, Paulina García Varela conversó con Revista Rúa y entregó su visión con respecto a la crisis que vive actualmente el mundo cinematográfico no sólo en la región, sino que en todo el mundo.

En este sentido, el contexto sanitario que afecta a la población chilena actualmente ha sido un factor clave para considerar como opción este posible declive del cine. Con respecto a esto la cineasta, quien actualmente se desempeña como psicoterapeuta, afirmó: “Yo creo que la pandemia afectó a todas las industrias y lógicamente a la industria audiovisual y cinematográfica, ya que el contacto que tú debes tener es un trabajo en equipo. Sin embargo, he visto que las industrias se han reinventado. Vi industrias que siguieron avanzando y, por ejemplo, hacían un plano que se viera como un beso, pero en realidad no era un beso real, cambiaron protocolos, etc.”

De acuerdo a la directora de cine y televisión “esta crisis cinematográfica no ha tenido un buen manejo por parte de las autoridades, el gobierno ha ignorado las necesidades de esta industria en el país. Yo creo que este es un tema que se ha ignorado siempre, y a mí me tocó vivirlo en carne propia. Una de mis grandes molestias es que el cine no es prioridad y tampoco es prioridad tener artistas dentro del staff de funcionarios en el ministerio de la cultura y las artes. Chile nunca ha tenido un cariño con la industria creativa. Nunca han sido realmente inteligentes, nunca se ha aprovechado el gran talento que hay en nuestro país, que lo han logrado explotar lo han hecho por cuenta propia”.

Por último, se refirió a la interrogante de si es esta la muerte del cine y sus salas y en este sentido afirmó: “Yo creo que no va a morir la sala de cine, pues creo que es un rito. Pienso que esto se va a retomar. Tal vez con más precaución, ya que si ya hacen fiestas por qué no se podría asistir al cine”.

Una experiencia segura y protegida

Al estar en fase 3, tanto la cadena Cinemark como Cineplanet, instalados en Concepción, han abierto sus puertas a los penquistas, siguiendo todos los protocolos sanitarios para la protección de todos y todas.

Si bien esta instancia permite ciertas libertades, continúa siendo fundamental el uso de la mascarilla en todo momento, exceptuando cuando se ingieran alimentos y bebestibles y es clave para ingresar contar con el pase de movilidad. Asimismo, el aforo en las salas de cine es sólo de 50 personas, pues existe distanciamiento entre las butacas al interior de cada sala.

En este sentido, la gerente comercial de Cinemark Chile, Karina Ventura aseguró que “los lugares comunes dentro de los cines están siendo constantemente higienizados, contamos con alcohol gel, al acceso a cada Cinemark se controlará la temperatura y se exigirá uso de mascarilla”.

Si bien el cine ha enfrentado una dura crisis producto de la digitalización y la expansión de la pandemia, esto no quiere decir que sea su fin, pues asistir a las salas es toda una experiencia. Todos los sectores se han debido reinventar y este no es la excepción, sin embargo aún es latente la esperanza de que sus salas se vuelvan a llenar como antes y que los usuarios reincorporen al séptimo arte dentro de su cotidianidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.