Conectamos a través de Zoom con Natalia Conejero, una emprendedora que sorprende. Es que por estos días ella está en Estambul, Turquía y nos habla con el Monumento a la República de la Plaza Taksim de fondo.

Desde el epicentro de la vida comercial de la ciudad más importante del país Euro-asiático (a pesar de ser Ankara la capital), ‘Naty’ nos revela que la cultura turca siempre llamó su atención y tras realizar, hace algún tiempo, un viaje familiar a la tierra de los sultanes decidió emprender e importar alfombras y próximamente otra serie de artículos directo de la fuente.

“Siempre estuvo dentro de mis sueños conocer Turquía. Me llama mucho la atención el imperio Otomano, como ellos en esa época lograron ganar muchas guerras y expandir su imperio, me llama también la atención la cultura, la devoción musulmana que muestran, el respeto a Dios, el cariño y atención hacia la familia, son personas muy acogedoras. La arquitectura es preciosa muy mixta, porque antiguamente hubo otros imperios antes de los otomanos (desde pequeños reinos griegos que la fundaron como Bizancio, pasando por el glorioso Alejandro Magno, hasta la fundación de Constantinopla en el período de la Roma Oriental, conocido posteriormente como Imperio Bizantino), entonces ves un territorio muy rico en cultura. Mi experiencia hasta ahora ha sido muy grata, donde caminas hay cultura, hay arte, la comida es muy sabrosa, muy sazonada, muy típica, pero hay que irse con cuidado porque no estamos acostumbrados en Chile a usar tantas especias. Navegar el Bósforo, cruzar en 15 minutos de un continente a otro es también una experiencia muy entretenida. Este país es muy bello”, nos cuenta la emprendedora sobre sus recorridos por Estambul en estos días.

Parte de esa experiencia es la que quieren logran con Ottoman Home Design la empresa que formó Natalia y no sólo, sino que nada más y nada menos que en compañía de su hijo, el cirujano dentista Matías Matisen.
“La idea nació en el viaje familiar. Luego de conocer varios amigos turcos que tienen tiendas de alfombras y decoración, decidimos en pocas semanas plantearnos el negocio e importar las distintas alfombras únicas en Chile que ahora nos caracterizan. Con mi mamá siempre tenemos ideas en conjunto para desarrollar en distintos ámbitos. Sin embargo, esto era algo desconocido para ambos entonces decidimos poner manos a la obra y empezar a estudiar sobre el rubro de la importación y de la venta productos”, cuenta Matías.

Mientras su madre relata que, “cuando le comenté la idea a Matías le pareció un desafío bastante interesante, porque los productos son muy lindos, de muchos detalles, dan mucha alegría a la vida y me ha apoyado en todo momento, ha sido fundamental en la creación de la empresa, él siempre ha estado dispuesto a colaborar, desde el primer día, de hecho iba a venir conmigo en este viaje, pero por temas labores no pudo hacerlo, pero cuando pueda ajustar las vacaciones va a poder viajar conmigo a establecer nuevos vínculos y buscar nuevas alternativas, tanto acá en Turquía como en el Medio Oriente y Egipto.”

Actualmente están importando alfombras únicas en su tipo y que incluso se pueden personalizar de acuerdo a lo que quiere el cliente.

“Trabajamos en base a catálogos, los cuales se van actualizando de acuerdo a la demanda de nuestros clientes y a los nuevos productos que nos envían desde Turquía. En cuanto a los diseños a la medida nosotros tenemos imágenes de distintas alfombras para orientar a nuestros clientes en la creación de su alfombra única y en las medidas que ellos quieran. En cuanto al plazo de confección y envió de estas alfombras es aproximadamente de un mes”, nos detallan.

ESTILO TURCO

Colores, mosaicos y mucho detallen se nos vienen a la mente al pensar en los grandes palacios otomanos, donde habitaron durante varios siglos los sultanes y parte de esa cultura se sigue viendo no sólo en las calles sino que también en los artículos decorativos que comercializan.

“La decoración es similar a lo barroco, mucho color, mucha energía positiva, mucho collage, mucho vidrio, mucha perla, no encuentras colores fríos. La decoración acá en Turquía es como más recargada en cuanto a diseño, lo que podría hacer un choque en Chile, donde somos bastante conservadores a la hora de diseñar, no estamos acostumbrados a colores fuertes como es acá. Las lámparas, por ejemplo, son de múltiples colores, las alfombras también son coloridas, las que vendemos nosotros por ejemplo son con parches de lana natural hechos a mano, de forma sustentable. Las cosas acá se hacen de manera que se haga el menor daño posible al medio ambiente”, nos cuenta directo desde Estambul la emprendedora, que en este viaje además está investigando sobre diversos productos tanto de decoración del hogar como culinarios, como, por ejemplo, el clásico Kahve turco para hacer café tradicional para que así el emprendimiento familiar siga cosechando sus frutos.

“La relación comercial con mi hijo no ha sido nada compleja, al contrario, estoy muy orgullosa de trabajar con mi él es un tremendo hombre, un gran profesional, confío plenamente en él, creo que no podría confiar en nadie más que él, me siento segura trabajando con él, porque sé que haga lo que haga lo va a hacer pensando en lo mejor para la familia. Es una relación muy positiva, claramente de repente hay alguna diferencia en ciertas cosas, pero que se deben ir resolviendo como si fuera con cualquier persona, eso forma parte de hacer negocios, siempre habrá diferencias, pero no hay que derribar la confianza, ese es el pilar fundamental de Ottoman Home Design, las confianzas mutuas, el amor hacia la familia y para mí es un honor trabajar con él, porque como madre me siento muy orgullosa de sus éxitos”, cierra Natalia desde Estambul, una ciudad mágica, cuna y casa de reyes, emperadores y sultanes, una ciudad de cultura, arte, sabor y mucho color, una ciudad de experiencias que Ottoman Home Design busca replicar en tu hogar con artículos decorativos de ensueño traídos directamente de la nación de la media luna y la estrella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.