Buscando transformar el concepto de lo que es una tienda de ropa, Catalina, instauró un nuevo e innovador espacio en nuestro barrio, Andalué. Se trata de un departamento-tienda en el que diariamente recibe a sus clientas con un exclusivo y acogedor showroom. Lugar en el que no sólo encontrarás la tenida de ropa que estás buscando sino que también te esperan un rico café, inmerso en un delicioso aroma y la siempre necesaria buena conversación.

¿Qué pasaría si a los 29 años te dijeran que te pensionarán por invalidez? A Catalina Canales, le diagnosticaron una extraña enfermedad llamada Coproporfiria hereditaria, que debutó, en su caso, con importante compromiso neurológico, que tras un año de licencias médicas y un largo proceso de rehabilitación, se le notifica que sería pensionada por invalidez.

SIMPLEMENTE DOMIKA

Fue en este camino que Catalina sabía que de brazos cruzados no se podía quedar y mientras estaba en rehabilitación nació el emprendimiento que hoy se ha convertido en su segunda terapia: DOMIKA

“Antes de llegar a Chile estudié y trabajé en Punta del este y Montevideo (Uruguay), siempre relacionada al mundo de la moda, en tiendas como GAP, OLD NAVY y BANANA REPUBLIC. Es por esta razón que esta área era conocida para mí, me gustaba mucho y nace de cierta forma ese sueño de una tienda propia sin una idea clara de cómo quería que fuera”.

“Luego, a mi llegada a Chile, tengo la suerte de retomar el área, tras un periplo por entidades bancarias, me traslado a Viña y luego a Santiago para iniciar mi coaching con uno de los grandes, para finalmente pertenecer al grupo que nos tocó la apertura de la sucursal ZARA concepción”, recuerda Catalina.

Es así como se empieza a depurar el cómo imaginaba su futura tienda la que logra materializarse por un corto periodo de tiempo en una pequeña ciudad, lo que la dejó muy contenta al lograr esa cercanía con sus clientas que tanto anhelaba. Este proyecto fue puesto en pausa para dedicarse en exclusiva a la maternidad por algunos años.

“En Noviembre de 2019, después de una conversación con un amigo, decidí regresar con Domika, hice algunos showroom, tambien nos instalamos con algunas apoderadas del colegio de mis hijas en el strip Alto Cumbres y nos fue muy bien. En marzo iba a partir con una tienda física y llegó la pandemia y obviamente no tenía lógica tener algo presencial y retomé Domika de manera online”, relata.

Tal fue el éxito que tener un lugar físico se convirtió en una necesidad. “Ya no tenía donde guardar más ropa en mi casa, era yo o la ropa” dice entre risas. Es así como en diciembre de 2020 arrendó un departamento ubicado en Avenida Andalué, que, asegura, funciona más como “showroom” que como tienda.

“Funciono con mis clientas de siempre, pero hace como dos meses comenzó a llamarme gente que no conocía y a preguntarme los horarios en que podían ir. La idea del departamento-tienda les ha gustado mucho a la gente, es muy cómodo, acogedor, no atiendo a más de dos o tres personas por vez, entonces es un atención súper personalizada, nos tomamos un café, un espumante, conversamos y no quiero perder eso que es una de las cosas que valoran mis clientas” agrega la resiliente emprendedora.

“Domika me ha permitido conocer gente muy linda, amigas a esta altura, me permite compartir mucho con mujeres, saber sus historias y darnos cuenta que estamos todas como en la misma, que en periodos de pandemia uno sentía que estaba casi loca entre el teletrabajo, los niños en la casa y conversar con ellas es como… estamos todas en las mismas, nos vamos a ir juntas al psiquiátrico” ríe y agrega “el sentirte útil, el compartir con las demás, conocer experiencias, vivencias. A veces muchas tenemos problemas y salimos, nos compramos una polera y sí, es una polera, pero te alegra el día, te cambia el switch, partes con una energía distinta. Siempre he tratado de darle ese toque, preocuparme del aroma, que el ambiente sea acogedor, de compartir y hacer un rato agradable, que no sea solo comprar ropa sino que sea mucho más, que, como lo fue para mí, sea una experiencia y una terapia para las demás”.

ESTILO DOMIKA

Jeans, pantalones, blusas, poleras, chaquetas, tapados, carteras, cinturones y joyas son parte de la oferta de Domika “aquí puedes salir con una tenida completa, nos faltan los zapatos, pero es probable que para la temporada primavera-verano tengamos una buena oferta para todas”, dice con entusiasmo Catalina.

Antes de la pandemia Buenos Aires era el destino obligado de la Cata cuando se trataba de seleccionar la ropa para su tienda, sin embargo, la pandemia ha hecho que la emprendedora haya encontrado en nuestro país proveedores con productos de excelente calidad, generalmente ropa italiana, y por supuesto con todo el estilo de Domika.

“Me preocupo mucho de las telas, las selecciono bien, que no sea esa tela que al primer lavado quedan horribles o se destiñen. Si el diseño tiene estampado traigo sólo uno porque no estamos en un lugar tan grande, entonces me preocupo que por lo menos en mi tienda no haya dos iguales y bueno inconscientemente también la ropa que traigo va dirigida a mis clientas o mejor dicho amigas que ya las conozco y sé sus gustos, entonces muchas veces, traigo ropa casi pensada en tal o tal persona”.

En básicos, Domika tiene la exclusividad, pues, al no encontrar básicos que fueran de la calidad que Catalina consideraba tenían que ser, optó por encontrar el algodón e hizo una línea de básicos que hoy describe como su “caballito de batalla”

A partir de septiembre, Catalina comenzó a atender durante las tardes, desde las 15 y hasta las 20 horas. Para ir al showroom solo se debe agendar una cita y la buena onda, rico aroma, una grata conversación y el infaltable café te estarán esperando en Domika.

FUERZA DE MUJER

Uno de los sueños de esta mamá, emprendedora y resiliente mujer es tener un rincón de mujer “un lugar que tenga todo lo que necesitamos para sentirnos bien: ropa, accesorios, zapatos, spa, todo” dice con anhelo.Poco a poco este sueño comienza a concretarse. Actualmente el departamento tienda cuenta con la participación de otras emprendedoras que se han sumado a Catalina y le han pedido un espacio para sus productos.
“En este minuto hay distintas cosas entretenidas en la tienda, hemos una buena alianza con Edita Aurora Cueros que tiene sus carteras, también una chica de NUSKIN (@paulina_pettinelli) se sumó y agregamos sus productos y además ofrecemos aromáticos de unas emprendedoras de Santiago (@pui.ssant). Hay otra chica quiere poner sus joyas y bueno la idea es seguir potenciándonos y crear entre todas un espacio cómodo” , cuenta feliz la dueña de Domika.

Su perseverancia y pasión ha llevado a que Catalina hoy haga su vida prácticamente normal. Aprendió a conocer su enfermedad y sabe cómo actuar cuando el cuerpo le avisa que puede venir otra crisis, pero gracias a Dios como recalca, hace años no ha debido pisar nuevamente la clínica y ha logrado manejar de buena manera los episodios más complejos. Ahora su vista esta fija y sus sueños puestos para lograr hacer de DOMIKA ese espacio acogedor y soñado donde todas las mujeres encontremos lo que queremos. ¡Por el bien de todas! Te pedimos que sigas con esa perseverancia que te caracteriza para construir ese espacio que todas anhelamos

¡VAMOS CATA!


Notice: Undefined variable: post in /home/revistar/public_html/wp-content/themes/newsup/inc/ansar/hooks/hook-index-main.php on line 117

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *