Un nuevo concepto en medicina es el que hoy está tomando fuerza, se trata de la medicina del estilo de vida o LifeStyle Medicine, una nueva especialización que deja atrás la medicina tradicional potenciando hábitos de vida saludable para la prevención, tratamiento e incluso reversión de enfermedades.

Salvar vidas es el desafío que enfrentan día a día los médicos. Tratamientos y remedios son la receta que permite en muchas veces lograr curar una enfermedad para que nuestro cuerpo vuelva a sentirse pleno. Sin embargo, la pandemia, el mundo actual, la vida misma, nos ha demostrado que en ocasiones no existe la receta milagrosa que permita revertir un diagnóstico y es aquí donde la medicina está evolucionando y se enfrenta a nuevos desafíos: evitar que las personas se enfermen, ¿cómo? a través de la medicina del estilo de vida.

Un concepto nuevo, que cada día toma más fuerza y que viene a representar una evolución de la medicina tradicional que se centra en seis áreas para mejorar la salud: comer de forma saludable, aumentar la actividad física, desarrollar estrategias para controlar el estrés, suspender el consumo de tabaco, mejorar hábitos de sueño y formar y mantener las relaciones interpersonales.

En Concepción son Marcela Espinoza y Stefanie Breutmann las doctoras que están tomando la delantera en esta materia y se han especializado en esta nueva relativamente nueva área de la medicina.

“La medicina del estilo del vida va hacia la raíz del problema y no sólo a la punta del iceberg que es cuando se presenta la enfermedad, porque la enfermedad es la evolución de un problema que se venía gestando por mucho tiempo. Ir a la raíz del problema genera cambios de alto impacto en la persona. A veces pequeñas modificaciones en la alimentación o la práctica de técnicas meditativas puede generar muchos cambios positivos en la vida y no sólo en el ámbito de la salud sino que también en sus trabajos o con la familia”, señalan Marcela y Stefanie, las fundadoras de Estilo y Salud, una plataforma digital que ofrece tratamientos basados en la medicina del estilo de vida.

SOMOS ESTILO SALUD

“En el año 2015 partí con esto del cambio de los estilos de vida, pero más que nada como un tema personal que poco a poco lo comencé aplicar en mis pacientes. Yo llevaba muchos años con una salud más o menos regular, lo principal que me aquejaba era una migraña crónica desde la adolescencia que cada vez iba peor. Me traté con neurólogos, me realicé muchos exámenes, apliqué tratamientos convencionales y llegue a un punto en que estaba afectando mucho mi calidad de vida porque el dolor no cedía con los tratamientos. Ese año tomé un diplomado en medicina biorreguladora en la Universidad Mayor y había un módulo sólo de nutrición. Entonces lo primero que hice fue cambiar mi alimentación, eliminé los alimentos procesados, el azúcar y las harinas refinadas y para mi sorpresa a las dos semanas no tuve más migrañas, fue un cambio radical”, recordó la Dra. Marcela Espinoza.

El ver el éxito del tratamiento que aplicó en ella misma, Marcela, comenzó a tomar diferentes diplomados en estas áreas como el mindfulness, nutrición y actividad física.

“Dos años después apareció esta nueva área de la medicina que es la medicina del estilo de vida que englobaba todo lo que había estudiado, seguí aplicando estos conocimientos en mí y fue un cambio radical en mi vida: menos ansiedad, menos síntomas depresivos, disminuyó mi frecuencia cardiaca, mi presión arterial. Después desde el sector público, que es donde me desempeño actualmente como médico, comencé también aplicarlo en mis pacientes y he tenido muy buenos resultados, muchos me han dicho ‘que se sienten como diez años más joven’”, revela la especialista.

Su colega y amiga la Dra. Stefanie Breutmann también vivió episodios complejos con su salud y fue la medicina del estilo de vida la que terminó con sus dolencias, pero también la que la hizo reencantarse con la medicina.

“El 2018 tuve una especie de burn out o ´síndrome del trabajador quemado´ que me tuvo muy mal de salud y de ánimo. Fue un tiempo en que estaba en la búsqueda del sentido de la medicina tradicional, buscaba un nuevo enfoque para encontrar más sentido en mi quehacer profesional porque muchas veces son muy pocos los resultados que obtenemos con nuestros pacientes desde la medicina y eso me creó una especie de desesperanza. En el ámbito personal hice muchos cambios en mi vida desde la alimentación, la actividad física, mindfulness y noté los cambios en un 100%: dejé los alimentos procesados, la azúcar refinada, la harina blanca, disminuí la comida animal y comencé a tener más energía eso me llevó al deporte y recién ahí pude comenzar a estudiar y trazar líneas de lo que quería hacer con mi vida profesional” recordó Stefanie, de nacionalidad alemana que dejó su país solo para venir a realizar un intercambio a la Universidad de Concepción., pero decidió quedarse luego de conocer a quien es hoy su esposo.

PREVENIR PARA NO CURAR

“La medicina del estilo de vida, es medicina basada en la evidencia, todas las recomendaciones que nosotros damos tienen evidencia científica, entonces, eso lo diferencia de la medicina alternativa y eso tenemos en común con la medicina tradicional. Lo que nos diferencia de la medicina tradicional, es que somos una medicina que se enfoca en el ámbito preventivo más que curativo, nos enfocamos más en la salud que en la enfermedad y eso me ha traído mucha satisfacción porque en el fondo estamos viendo que los pacientes eso es lo que buscan que se los vea como individuos con características y contextos diferentes. Nosotras no aplicamos un algoritmo ya que cada paciente es único y necesita una evaluación y tratamiento personalizado”, dice Marcela.

“Por ejemplo un paciente con diabetes o hipertensión se trata principalmente desde el ámbito farmacológico, pero uno si estudia el caso puede observar que esa diabetes puede venir por un estrés crónico, a parte de una mala alimentación, entonces uno tratando el tema del estrés, cambiando la alimentación y agregando actividad física esa persona puede disminuir medicamentos y claramente sentirse mejor, con mayor energía y vitalidad”, apunta la Dra. Espinoza quien es apoyada por su colega, la Dra Breutmann, que agrega que, “hay un cambio de paradigma en la medicina, ambas trabajando en el servicio público muchas veces nos vemos limitadas en lo que ofrecemos a los pacientes sino vamos a lo ‘tradicional’ pero entendiendo la individualidad de cada paciente nosotras podemos ayudar y entregar las herramientas para que las personas se hagan cargo de su propia salud y encontrar su propia medicina”, recalcó.

Las especialistas en medicina del estilo de vida plantean que hoy más que nunca una vida con hábitos saludables puede marcar la diferencia, ejemplo de ello es el virus SARS-CoV-2 que también ha evidenciado lo importante que es mantener una vida sana, pues diferentes estudios avalan que personas con hábitos alimenticios saludables son menos propensos a desarrollar un cuadro grave por covid.

“Todo el ámbito de la salud se ve beneficiado cuando se aplican estos cambios en la alimentación, y el desarrollo de actividad física. Hay mucha evidencia detrás. Por ejemplo la indicación de 150 minutos de actividad física moderada, tiene repercusiones en todos los ámbitos de la salud, la práctica de mindfulness también y una buena calidad del sueño que no sólo es para estar más descansado sino que además evita la obesidad o enfermedades degenerativas neurológicas”.

TERAPIA DEL ESTILO DE VIDA

Basadas en la evidencia y en los buenos resultados obtenidos por las profesionales del área de la salud con sus pacientes en el servicio público es que en mayo Marcela y Stefanie comenzaron a desarrollar tratamientos mediante telemedicina. Crearon un Instagram @somosestilosalud y desde ahí entregan información e indican un link directo para poder concretar las horas de atención. Además de ellas cuentan con los servicios de la nutricionista Carla Núñez.

“Tenemos una primera entrevista con los pacientes en los que vamos pasando por todos los ámbitos de la salud y vemos los seis pilares de los estilos de vida, incluso de la vida personal y de relaciones, porque en nuestra preparación también hemos estudiado temas de salud mental y el conocer todos estos aspectos nos permiten lograr hacer un diagnóstico integral. Es súper importante saber el motivo de la consulta e inquietudes del paciente para poder elaborar un plan de tratamiento personalizado en el que nosotras estamos en constante acompañamiento” señaló Marcela mientras que Stefanie recalcó que es primordial “conocer bien al paciente para comenzar con los cambios que sean menos difíciles para él, por ejemplo, para una persona puede ser muy difícil dejar de fumar, pero si puede evitar los alimentos procesados, eso es importante identificar, porque cuando un paciente logra generar un pequeño cambio está preparado para ir escalando y avanzar dejando de lado hábitos pocos saludables que arraiga con él desde hace años o toda la vida, incluso, por eso es importante tener un coach al lado que esté ahí para ir cambiando las estrategias si estas no están funcionando”

Puede efectivamente una persona dejar hábitos sin caer en el intento- les preguntamos- “siempre existen las recaídas y la persona no debe sentirse culpable, lo importante es que exista motivación de volver a retomar el proceso. No se le puede tampoco pedir una lista de cambios a pacientes que no están preparados, es un trabajo conjunto, aquí la persona es totalmente activa en la toma de decisiones, hay algunos muy motivados que avanzan rápidamente, peor otros deben ir más lento” reflexionaron las fundadoras de Somos Estilo y Salud.

El tratamiento sigue con controles cada 15 días y entre controles las profesionales realizan un acompañamiento al paciente “porque como nosotras lo vivimos sabemos que es complejo, nosotras mismas tenemos avances, en algunos minutos nos quedamos estancadas e incluso retrocedemos, pero es normal que pase”, aseguraron.

Para complementar el tratamiento las profesionales también han ido incursionando en un nuevo concepto de medicina: la medicina culinaria “que es la fusión de conceptos culinarios con los conocimientos médicos de una alimentación saludable, lo cual ayuda a dar instrucciones más simples al paciente“, aseguraron

Marcela y Stefanie siguieron su vocación de servicio e hicieron de la medicina su vida, sin embargo, con el paso de los años optaron por modificar el enfoque médico tradicional y hoy trabajan por evitar que las personas se enfermen mediante un estilo de vida saludable. Y… ¿Cuál es tu opción?


Notice: Undefined variable: post in /home/revistar/public_html/wp-content/themes/newsup/inc/ansar/hooks/hook-index-main.php on line 117

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *