Según una encuesta realizada por Senda en 2019, el consumo de marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica, es mayor en los estudiantes entre 8° Básico y 4° Medio que en el resto de la población chilena. Sin embargo, a los padres les cuesta enfrentar el tema y no saben cómo reaccionar ante el consumo de drogas de los menores.

Hoy en día no es anormal que varios menores de edad estén involucrados al consumo de alcohol y drogas desconcertando totalmente a sus padres o apoderados. Según nos comenta Maite López, médica residente de psiquiatría infantil de la Universidad de la Frontera, en su experiencia laboral la situación es bastante recurrente y, tristemente, se ve en niños desde muy pequeños. Por esto mismo, es importante que los padres estén preparados y prevenidos para enfrentar el tema.

¿Cómo reaccionar ante un consumo de alcohol o drogas de su hijo ?

Para Maite primero que nada es primordial considerar que existe, por etapa de desarrollo evolutivo, lo que se llama el “consumo exploratorio” que es que los adolescentes tienden a buscar cosas nuevas y tener ciertas conductas de riesgo propias de la edad. Ante esto, “es necesario tener un vínculo cercano con los hijos desde antes, para poder afrontar de mejor manera la ingesta de sustancias o cualquier otra problemática que se pueda encontrar en la vida de los jóvenes” expresó.

Para la experta el consumo de sustancias nunca viene solo, está acompañado por otras dificultades que puede estar pasando el adolescente y/o la familia. Por esto mismo, “se debe tomar una actitud de oyente, evaluar siempre si esto es de una sola vez o si es más periódico y siempre en un ambiente de respeto entre ambos. No solo es importante el consumo en si, si no lo que hay detrás de eso, ya sea las problemáticas que el joven pudiese estar viviendo en ese momento, dificultades familiares, escolares etc.” consideró la especialista.

¿A quién puedo recurrir para ayudar al menor?

Nunca está demás pedir ayuda, sobre todo de profesionales.

“Se necesita contar con todas las redes de apoyo posibles y hay muchos espacios donde se puede recurrir en cuanto al consumo de sustancias en menores de edad” afirmó la profesional.

En chile se puede recurrir al sistema de salud en búsqueda de ayuda. Profesionales como médicos de salud mental, psicólogos y trabajadores sociales son parte de red de expertos en los que se puede acudir ante estos casos, junto con esto está SENDA (El Servicio Nacional para la Rehabilitación y Prevención del Consumo de Drogas y Alcohol) que contiene diferentes programas en relación a la ingesta de alcohol y drogas.

“También considerar las redes de apoyo familiares (otros integrantes de la familia) y el aporte que puedan dar las instituciones educacionales” destacó López.

Señales de indicio del consumo en menores de edad

“Las señales o indicios van a depender de la edad del joven y el tipo de droga que este consumiendo, cada una da síntomas distintos en cuanto a la manera, en la que se presenta” explicó la experta.

Por otra parte, la profesional nos planteó que una de las manifestaciones que se pueden percibir es el estado de ánimo del consumidor.

“Hay tipos de drogas que tienden a activar a las personas y ahí uno puede ver que bajo sus efectos están mucho más inquietas, no duermen y se notan más aceleradas, por otro lado, otros tipos hacen el efecto contrario” señaló. Junto con esto, otro punto de observar es el comportamiento del menor, es muy posible que existan cambios, tales como, un mal rendimiento escolar, no participar de las actividades habituales, cambio de grupos de amigos, actividades secretas, hasta mentir o robar.

Medidas de prevención que pueden tomar los padres

“La ingesta de drogas es una situación multifactorial, es decir, hay varias razones por las cuales un adolescente puede llegar a consumirlas. Parten desde la parte biológica hasta el ambiente que los rodea y a veces es una mezcla de ambos” aclaró la egresada de la Universidad de La Frontera.

Sin embargo, a pesar de ser complejo si existen medidas preventivas para evitarlo. “De forma global la idea es siempre problematizar el consumo de sustancias y nunca normalizarlo dentro de los ambientes familiares, se ha visto, por ejemplo, que la ingesta de ciertas sustancias aumenta cuando la población tiende a problematizarla menos, si los adultos no son capaces de ver los peligros de ciertas sustancias los niños a su cuidado no van a verlo nunca como algo malo” recalcó.

Añadió otras medidas preventivas entre las cuales están el disminuir el acceso a las drogas de los adolescentes (por ejemplo, evitar que se junten con personas que sí consumen), fomentar una buena salud mental y actividades recreativas suficientes.

Acentuó también en un punto de cuidado. “Diría que lo más importante es fomentar un buen vínculo para que, en el momento en que ellos estén pasando por problemáticas emocionales, pensando o iniciando el consumo tengan a quien acudir sin miedo a ser rechazados o juzgados por sus padres” Destacó.

En Chile

En el 2018, el sondeo entregado por el Senda del Ministerio del Interior y Seguridad demostró que 1 de cada 3 estudiantes entre 8º básico y 4º medio ha consumido marihuana y que Chile es el primer país de toda América en consumo de esta droga en población escolar con un 30,9%.

A pesar de haber pasado tres año de tales cifras, hoy en día siguen siendo cifras alarmantes, Maite López, lo confirma de acuerdo a sus vivencias laborales, manifestando tratar con consumidores menores de edad, de manera periódica. “Es algo que se da en todos los estratos sociales, la diferencia es el acceso al tipo de droga y de que forma la pueden costear” reveló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.