A menudo nos cansamos de ver los espacios de la casa siempre iguales y sentimos la necesidad de renovarlos realizando algún cambio que pueda ser tanto estético como funcional. En estos casos, es importante tener en cuenta que no es necesario realizar grandes reformas o hacer una inversión de dinero descabellada, con realizar cambios pequeños pero calculados, el espacio puede mostrar una gran diferencia.

Algo por donde se puede empezar es por los muebles de cocina, los cuales se pueden renovar incluso con una mano de pintura en un color diferente o para reavivar el mismo color que ya tenía el mueble anteriormente.

Esto es algo fácil que por lo general puede hacer uno mismo, basta con informarse acerca de qué pintura va bien para el tipo de mueble que se tiene, y qué materiales son los más adecuados para pintarlo.

También se puede recurrir a vinilos que actualmente están muy de moda y vienen diversos diseños con colores, estampas y hasta imitando texturas como el mármol.

Si por el contrario tus muebles están deteriorados y no se pueden renovar solo con una mano de pintura, actualmente vienen muchas opciones de muebles de cocina en oferta que pueden servir para dar una lavada de cara al ambiente y facilitar el uso cotidiano.

Por ejemplo, los muebles de melamina son una opción accesible, fácil de armar y limpiar, y estéticamente muy bonitos. Se pueden encontrar muchas opciones de estos muebles de cocina en Chile, ya sea en tiendas online o físicas.

La encimera de la cocina siempre es un elemento muy a la vista y que, por lo tanto, suele llamar la atención. Además es una superficie que se utiliza constantemente, esto hace que sea apropiado que se mantenga en buenas condiciones.

Hay una gran variedad de materiales para la encimera, por lo que a veces puede ser algo difícil elegir si no se conocen las propiedades de cada material. Esto es algo que se debe tener en cuenta así como las necesidades que tengas y cuánto dinero se pueda invertir, ya que algunas pueden ser bastante costosas.

Las encimeras que son de mármol o granito, por ejemplo, suelen tener una resistencia muy alta a los golpes y al calor. Otras vienen de cuarzo compacto, en una amplia variedad de colores, y es un material que resiste mucho a las manchas y también a la humedad. Después están las encimeras de acero inoxidable que actualmente se pusieron de moda en los ambientes de estilo industrial.

La encimera siempre debe ir acompañada en estilo por el mueble base de cocina, para el cual también hay una amplia variedad de estilos y materiales, y a la hora de elegir el mueble para la cocina es necesario contemplar que el material que se va a elegir pueda resistir sin problemas las altas temperaturas y la grasa.

Algunos materiales para los muebles base de cocina son: los laminados de alta presión que vienen hechos con fórmica, los laminados de baja presión hechos en melamina, los laminados en PVC, los muebles que vienen lacados o los muebles de madera.

Además de preocuparse por una buena elección a la hora de definir el mueble base de cocina, también será importante saber elegir el mueble lavaplatos más adecuado.

Así como en el caso de los mencionados anteriormente, en el caso de los muebles de cocina con lavaplatos también se pueden encontrar una amplia variedad de materiales y grifería disponible, para lo que habrá que tener en cuenta la funcionalidad de cada uno y el estilo que se le quiera dar al ambiente:

  • Los lavaplatos de acero inoxidable suelen ser los más utilizados, ya que es un material de una alta resistencia a los impactos y a las temperaturas altas, pero que puede rayarse con facilidad. Otra cuestión a tener en cuenta es que con el uso el material va perdiendo el brillo inicial. Este tipo de lavaplatos puede ir en una sola pieza o puede verse muy a menudo en formato de lavaplatos doble con mueble.
  • Otro material más moderno es el corian, que es sintético y se compone por resina acrílica y una parte más grande de hidróxido de aluminio. Es un material muy fácil de limpiar ya que no es para nada poroso, tiene una alta duración y calidad.
  • También se puede optar por lavaplatos de cerámica, que son muy resistentes a las temperaturas altas y a rayones, pero no resisten tanto a los impactos fuertes. Suelen ser un poco difíciles de conseguir y su precio no es tan accesible, pero quedan muy bonitos y dan un estilo vintage si además se acompañan de un mueble de lavaplatos haciendo juego.
  • Los lavaplatos de fibra de plástico no duran tanto ni resisten con la misma intensidad que otros materiales pero pueden limpiarse con mucha facilidad y tienen una amplia gama de colores y formatos disponibles en el mercado, además de ser más económicos. Sus componentes son fibras y polímeros.
  • Para la gente que quiere o puede invertir más dinero en su lavaplatos, una opción muy atractiva son los lavaplatos de bronce, los cuales estéticamente son muy atractivos, y además tienen el plus de que el contacto con el agua le va añadiendo pátinas en distintos tonos. Suelen conseguirse más fácil en tiendas de antigüedades debido a que no hay muchos fabricantes en la actualidad.
  • El cuarzo es un material que resiste bastante a los golpes y rayones, y que son muy vistosos para las cocinas. La desventaja mayor de este material es su elevado precio.
  • Por último, pero no menos importante, podemos mencionar el lavaplatos hecho de resinas. Con resinas sintéticas de distintos tipos, se hacen lavaplatos de un precio muy accesible que pueden conseguirse en una amplia gama de colores y formatos para hacer la cocina mucho más atractiva. La contra de estos lavaplatos es que no son tan duros y resistentes como otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.