Llega la primavera, el solcito, el calor y aumenta la sed y qué mejor para combatirla que una buena cerveza y en pleno corazón de Andalué, en el strip center de Unimarc, encontramos Crowler Station, un local donde encontrarás la más amplia variedad de cervezas craft y otras inesperadas sorpresas que te dejarán con ganas de más.

Este emprendimiento nació de la mente del patagón Matías Sanhueza, quien llegó por motivos personales desde la austral localidad de Cochrane, en la región de Aysén y apostó por un modelo de negocio que ya la rompe en países como Brasil, Argentina y México.

Pero todo parte en las frías pero hermosas tierras desde donde viene este carismático personaje. De profesión administrador público e ingeniero comercial Matías de forma parelela a su trabajo empezó a fabricar cerveza artesanal, al poco tiempo el hobbie desplazó a su carrera en el servicio público y volcó todos sus esfuerzos a hacia el ancestral brebaje iniciando una historia que refleja su pasión.

“En mi ciudad yo tengo una cervecería artesanal llamada Tehuelche y que es al mismo tiempo un brew pub donde hacemos cerveza a la vista de del cliente y se ofrece comida de taberna como pizzas, sándwiches y tablas. Cuando me trasladé a Concepción para seguir con la línea de las cerveza me instalé en Lomás de Andrés con esta tienda especializada en cerveza artesanal y con fuerte presencia de micro cervecerías, marcas que no tienen presencia en el retail”, comenta Matías.

Pero, la gran gracias de los locales de Crowler Station, es que puedes comprar directamente cerveza envasada de fábrica pero también te dispensan cerveza de barril que es lo más fresco que puedes conseguir.

“Puedes llevar tu cerveza de barril a casa mediante dos sistemas, uno es el growler que es un envase de vidro, pero nosotros nos diferenciamos por el sistema crowler, que precisamente le da el nombre a los locales, que significa envasar la cerveza en lata a la vista del cliente. En el Crowler de Lomas tenemos una selladora de latas y es como llevar la pinta americana o el schop europeo para la casa y así se disfruta de la manera más cercana a su estado ‘natural’ ”, señala el dueño.

CERVEZAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Lo cierto es que los refrigeradores de Crowler Station son un verdadero paraíso para los amantes del lúpulo ya que la variedad es increíble.

En primer lugar tienen una gama muy amplia de cervezas regionales donde destacan, por ejemplo, Indomable, Fuzz, Mure o Perro negro, todas muy en boga y premiadas en los últimos años.

En cuanto a la oferta de craft beers del resto del país tampoco se quedan cortos y cuentan con las emblemáticas Cuello Negro, Tamango y Jester, pero también otras destacadas y emergentes de prácticamente todas las zonas del país.

También llaman la atención la selección de cervezas belgas tradicionales, donde como siempre se deben nombrar La Trapp y Delirium, una colección de cervezas alemanas de excelente nivel y otras de diversos orígenes como Polonia, República Checa, Suecia o Italia, entre varios otros.


Pero si de internacional se trata hay que poner el ojo en la oferta de cervezas estadounidenses, especialmente las californianas lupuladas donde destacan las diversas formas de IPA, Hazzy IPA o West Coast IPA, todas cervezas muy valoradas en la actualidad por su especial y marcado amargor.

MUCHO MÁS

Pero otro de los ejes del Crowler Station, al ubicarse en Strip Centers tiene que ver con diversificar su oferta para llegar al público no especializado que se acerca a sus locales.

“Entendemos que estamos apuntando a un público no especializado, por lo cual necesitamos tener alto flujo de personas para poder ir enseñando al mismo tiempo sobre las cervecerías craft y es por eso que nosotros para lograr esto usamos distintas estrategías. Para que el público empiece a interiorizarse más en el mundo de la cerveza artesanal, obviamente tenemos un amplio abanico en ‘vitrina’, pero además tenemos productos de consumo más regular”, comenta Sanhueza.

En este sentido por ejemplo en el local de Andalué ofrecen tabaco, puros y cigarrillos, pero destacan en sus alacenas una más que variada oferta de destilados que en general no encontrarás en mercados no especializados.

“Tenemos productos menos masivos, con características más artesanales, de fabricación más boutique. Estamos apuntando al público que busca lo distinto, que busca lo más craft, donde se disfruten todos los temas organlonépticos, es decir sabores, aromas y todo eso que es algo a lo que en Crowler Station le damos mucho valor”, asegura el emprendedor.

Marcas poco comunes de Whiskey, Borboun, Ron, Vodka y otros destilados adornan las repisas donde destacan sobre todo la selección de piscos exclusivos y la amplia oferta del destilado de moda, el gin, especialmente aquellos de fabricación nacional.

También encontrás vinos sin sulfitos y orgánicos de los valles más destacados del país como Itata y Colchagua, haciendo la oferta más que completa y con un efoque a los nuevos tiempos.

“Aunque apuntamos a un público amplio también hay un foco en cierto tipo de personas con un estilo de vida en particular, jóvenes que disfrutan de la cerveza amarga, el tabaco y los productos más artesanales y orgánicos. Queremos que todos conozcan la calidad de las cervezas craft y el hermoso proceso que hay detrás, que quienes gustan de la cerveza empiecen a conocer más, a descubrir las diferencias y prueben” cierra feliz Matías Sanhueza, el hombre que descubrió una pasión que lo impulsa a seguir adelante y a compartir con el resto de del mundo las maravillas de la cerveza artesanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.