Luis Esteban Vidal Seguel es Diseñador Industrial, egresado de la Universidad del Bío Bío, desde hace 3 años se encuentra radicado en la comuna de Florida. Desde aquí ha lo¬grado destacar gracias a sus habilidades de diseño y tallado en madera, siendo este 2023 su año más destacado, en el cual fue reconocido y premiado en la Bienal de Arte de Londres.

La ruta hacia la capital de Inglaterra y su célebre exhibición comenzó poco antes.

“Me mudé a la comuna de Florida a fines del 2020, estaba de paso en Chile luego de vivir un par de años en Australia, me encontraba viviendo en un área residencial. La sumatoria del ruido que emitían las máquinas, los residuos de madera y el espacio físico extra que necesitaba, me incitaron a tener que cambiar mi lugar de trabajo y erradicar hacia el campo”, cuenta el diseñador a Revista Rúa.

En estos intensos 3 años he incursionado en muebles decorativos, tablas de asado y picoteo, y desde inicios de este año comencé a dedicarle más tiempo a lo que encontré era mi pasión, el tallado en madera.

“Siempre me ha llamado la atención el crear cosas, mis juegos cuando niño los hacía lúdicos, los inventaba y creaba yo mismo.

Cuando cursaba el tercer año de enseñanza media, nos llevaron a una charla de orientación vocacional en la Universidad del Desarrollo, allí nos enseñaron la carrera de diseño de interiores, recuerdo que en una de sus diapositivas había una silla, y fue ahí, en ese preciso momento, cuando decidí que quería estudiar Diseño, que quería idear, diseñar y fabricar mis propios productos. Siempre fui un apasionado por dibujar y pintar, pero el diseñar y fabricar objetos era algo que realmente abría mi mente, me enfocaba, me hacía vibrar y estar con energía, eso era lo que quería hacer por el resto de mi vida”, recuerda.

Tras egresar trabajó como dependiente en una empresa de diseño y confección de muebles de oficina y también como independiente, luego viajó a Australia en dos ocasiones, en donde se desempeñó en diversas labores como; carpintería, ensamblaje de estructuras de aluminio para la construcción y también en pintado casas, entre otros, pero siempre vin¬culado a trabajos manuales, que era en lo que se podía desenvolver mejor, y también podía disfrutar entregando lo mejor de sí, “Esto es lo que a mí me llama más la atención, es lo que me hace levantar con energía cada día y le da sentido a mi vida, me hace feliz”, asegura.

“Este mes de marzo tomé la decisión de ir a Europa para empaparme de la cultura y el arte de allá que es mucho más potente, y también perfeccionarme en el nuevo mundo en el que estaba incursionando.

En abril, luego de comprar los pasajes, comencé a armar y organizar mi itinerario de visitas a las galerías de arte, fue así cómo me encontré con la Bienal de Londres y la oportunidad de participar en ella, vi que aún estaban abiertas las postulaciones y me atreví”, recuerda sobre este proceso que marcó su 2023. Las postulaciones finalizaban a fines de mayo.

Luis estaba realizando otros trabajos, entonces dejó todo lo demás de lado, cogió sus primeras dos esculturas que tenía pendientes en bruto desde febrero, y se propuso terminarlas lo antes posible para postular.

Las finalicé en unos pocos días, les tomé las fotografías y las envié, grata fue mi sorpresa al día siguiente cuando una de mis obras estaba dentro de las favoritas en la cuenta de Instagram de la Bienal, pero lo tomé con calma, ya que esto no me aseguraba la participación como expositor en ella.

Luego de esto me dediqué día y noche a desarrollar y terminar un par de obras más, dentro de las cuales se encontraba “SECRETS”, escultura inspirada en el arte del Renacimiento, aquí un manto hiperrealista cubría una caja llena de secretos, secretos que todos en algún momento debemos guardar y esconder en el transcurso de nuestras vidas.

A mediados de junio entregaron la lista con los resultados de las obras y artistas seleccionados, una obra seleccionada por cada postulante, felizmente mi obra “SECRETS” y yo estábamos en ella, dice orgulloso Luis, que además contó con el apoyo de la Anglo Chilean Society para cubrir ciertos gastos del viaje, en conjunto con la supervisión y guía de ProChile con sede en Concepción y Londres.

Fue así como finalmente fue expositor durante 4 días en la prestigiosa Bienal de Arte de Londres, donde incluso en su ceremonia de clausura fue premiado por la Confederación Internacional de Críticos del Arte, para un análisis crítico oficial de su obra “Secrets”.

La experiencia en la Bienal fue increíble. Antes de llegar allá jamás dimensioné la importancia y prestigio de este evento, quizás eso me ayudó a enfrentar el desafío con mayor templanza. Nunca pensé en algo así, el diseño para mí en cierta manera va de la mano con el arte al momento de crear, pero yo como diseñador debo darle una funcionalidad a un objeto, muy diferente a todo lo que estaba expuesto en la Bienal, que eran obras contemplativas.

Participar en esta exhibición fue algo completamente nuevo y distinto para mí, pasar de toda la vida ser un espectador del arte, y de un día para otro, ser participante activo de una Bienal de Arte en Londres, la capital del arte contemporáneo, estuvo alucinante. “Fue un año muy intenso para mí en cuanto a cambios”, comenta el artista y fundador de Atiko Raíces.

Para seguir creciendo en su trabajo el diseñador realizó un curso de pintura en Londres, lo que espera combinar con sus conocimientos de diseño y tallado para seguir generan¬do obras increíbles y aún más completas y preciadas en el futuro.

“Comencé a tallar madera y fabricar esculturas, porque llevaba tiempo ansiándolo, me fascina esa simbiosis entre el ser humano y la madera, el silencio que se rompe cuando el cuchillo penetra y desliza su filo entre las fibras de la madera, los distintos matices y colores que van emergiendo, para mí, el resultado final de cada obra es un regalo y recompensa que recibo cada día”

Luis nos revela que pretende avanzar paso a paso en sus proyectos, buscando nuevas y mejores oportunidades postulando a bienales, galerías y exposiciones a nivel nacional e internacional, tanto con AtikoRaíces como con Fénix Woodchips.

Basados en cucharas de líneas orgánicas, estos diseños no sólo son el actual proyecto principal de Luis que ha logrado encantar a sus clientes, sino que también tienen un trasfondo muy especial.

“Estas cucharas no tienen como base la denominación de artesanía propiamente tal, sino que lo que busco en primera instancia es entregar un producto de diseño que incluya el arte como valor agregado”.

Luis dice que en un futuro cercano pretende expandir su trabajo, pudiéndole entregar herramientas necesarias a más amantes de la talla en madera a emprender un negocio o pasatiempo en lo que es diseño y creación de cucharas se refiere.

“Mi misión fundamental es marcar un antes y un después en lo que es el trabajo y amor por la madera en Chile. Lo que hace un tiempo lo veía como un pasatiempo lejano, hoy lo veo como una oportunidad de negocio. Mi visita a Inglaterra y países de alrededor, en conjunto con experiencias de vida manifestadas en ese viaje, abrieron mi mentalidad para poder darle un pequeño giro a lo que estaba haciendo hasta ese entonces, y pasar al siguiente nivel”.

“Quiero dejar un legado, un trabajo que pueda servir de ejemplo a otros, que con el tiempo alguien pueda tomar lo que hice yo, inspirarse en ello, imitarlo, mejorarlo y que le pueda dar continuidad, explica Luis.

Finalmente reflexiona.

“Yo no paro de crear, siempre tengo creaciones o proyectos nuevos en mente y en papel, no le tengo miedo al plagio. Creo que las creaciones son únicas, a pesar de que se vean parecidas o iguales a simple vista, la esencia y el alma del artista siempre queda plasmada en cada obra, un sello único imborrable que siempre perdurará. Por lo tanto, que alguien aprecie mi trabajo y quiera replicarlo, es una forma de decir que estoy haciéndolo bien, es motivador para mí, y más que ofuscarme, me incita a seguir desarrollando nuevas ideas para entregarle a la gente”, cierra Luis Vidal, sin duda, un diseñador con alma de artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *